Menú
TwitterRssFacebook
Categorías

Publicado por en 30/04/2015 el Artículos de alumnos | 0 comentarios

Latinoamérica: un futuro para los jóvenes

Por Pedro Oswaldo Hernández Santamaría

Twitter: @peter_ohs

América Latina está viviendo diversas transformaciones. En lo demográfico, la región está transitando hacia una mayor proporción de adolescentes y jóvenes.i De aquí, por tanto, nosotros los jóvenes representamos el grupo etario más importante de Latinoaméricaii que además, encara el desafío de construir un futuro mejor para nuestros países y nuestra gente.

Un mejor futuro para Latinoamérica requiere asegurar su sostenibilidad a distinto nivel, y para esto, son múltiples sus desafíos: seguridad alimentaria; gestión sostenible de tierras, agua, bosques y páramos; inseguridad; pobreza y desigualdad; rezago tecnológico y educativo; embarazo no planeado, drogadicción y alcoholismo; desempleo; abstencionismo electoral y desconfianza institucional.

Por todo lo anterior, nuestro futuro como jóvenes latinoamericanos está condicionado a la superación en el presente de varios de estos desafíos. Sin embargo, como siempre se requiere priorizar, me atreveré a hacer lo mismo, y voy a considerar que de los problemas que acabé de listar los más importantes son: la educación, la seguridad ciudadana y el empleo.

En lo educativo, la región enfrenta problemáticas significativas en relación desigualdad en la provisión y el acceso a educación de calidad en distintos frentes: lo urbano frente a lo rural, los hombres frente a las mujeres, los ricos frente a los pobres.iii

En relación con la seguridad, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)iv en la última década la región ha sido escenario de dos grandes expansiones, la económica pero también la delictiva. Pese a las mejoras sociales, la región sigue siendo la más desigual y la más insegura del mundo. Mientras los índices de homicidio disminuyen en otras regiones, el problema ha aumentado en América Latina, que registra más de 100 mil asesinatos cada año, llegando a superar un millón de asesinatos entre 2000-2010. De hecho, una de las principales amenazas que resalta el PNUD por sus impactos negativos a la región involucra la violencia y el delito ejercido en contra y por los jóvenes, y por esto, plantea que los esfuerzos para mejorar la seguridad ciudadana deben de tener en cuenta las necesidades y demandas específicas de los jóvenes, quienes requieren de mayores oportunidades reales para su desarrollo humano.

En cuanto a perspectivas laborales, la situación de los jóvenes es preocupante según declaraciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).v Cuando intentan ingresar al mercado laboral se enfrentan a diversas dificultades como altas tasas de desocupación, informalidad y desaliento. De hecho, la tasa de desempleo urbano entre los jóvenes latinoamericanos y caribeños llegó a 14,9% (2012), una proporción que triplica la de los adultos y es más del doble que la tasa general de desempleo promedio en la región, de 6,7%. Además, 6 de cada 10 jóvenes que sí consiguen ocupación se ven obligados a aceptar empleos en la economía informal, lo que en general implica malas condiciones de trabajo, sin protección ni derechos, y con bajos salarios y baja productividad. Por otra parte se estima que unos 20 millones de jóvenes en la región no estudian ni trabajan, debido en gran parte a la frustración y el desaliento por la falta de oportunidades en el mercado laboral.

Nuestro entorno mundial es cambiante y requiere consolidar un capital humano de alta calidad, con competencias para innovar y ser creativos. Una educación de calidad que propicie la innovación, acompañado del fomento a la inversión en ciencia y tecnología por parte del sector público y privado, permitirá que los jóvenes y los niños del presente tengan mejores condiciones para enfrentar un mercado laboral competitivo y para aprovechar el potencial de las TICvi para emprender negocios.

Jóvenes con mayores niveles de educación de calidad cuentan con mayores oportunidades para vincularse laboralmente y para percibir mejores niveles de ingreso, lo que a su vez permite menores indicadores de pobreza y desigualdad. Asimismo, los jóvenes educados aprovechan mejor su tiempo libre, consolidan proyectos de vida valiosos, y son menos propensos a vincularse con actividades delincuenciales. Por tanto, mayores y constantes inversiones en educación básica, media y superior permitirán que las presentes y futuras generaciones superen las dificultades del círculo de la pobreza, que involucra violencia, desigualdad y exclusión.

En cuanto a mí y a mi generación, lo que podemos hacer para mejorar las perspectivas en Latinoamérica y en Colombia involucra comprometernos con nuestro desarrollo personal y social.vii Esto implica participar en programas de voluntariado que propicien el bienestar de la niñez y de la adolescencia, involucrarse en el servicio público y la participación política fundada en transparencia, confianza, honestidad y responsabilidad.viii Todos los jóvenes debemos votar, no se debe promover ni admitir socialmente el abstencionismo juvenil. Nuestras asociaciones juveniles deben ser semilleros de políticos, empresarios e intelectuales, organizaciones consolidadas que representen efectivamente los intereses de los jóvenes en la formulación e implementación de política pública. Por último, los jóvenes debemos fundar nuestras acciones en ideales y convicciones que impriman y promuevan la esperanza de cambio en medio de nuestras comunidades.

i

 CAF. Disponible en: http://bit.ly/1mCJWvG.

ii

 Los jóvenes representan el 26% de la población de la región (CAF. Disponible en: http://bit.ly/1jECksJ) y suman cerca de 108 millones de personas (OIT. Disponible en: http://bit.ly/1do8clx).

iii

 Puryear, s.f. “La Educación en América Latina: Problemas y Desafíos”. OPREAL, n. 7. Disponible en: http://bit.ly/1qLDkQP.

iv

 PNUD. Disponible en: http://bit.ly/1z3F2lh.

v

 OIT. Disponible en: http://bit.ly/1lLP6Ku.

vi

 TIC = Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (ITC en inglés).

vii

 PNUD. Disponible en: http://bit.ly/1pFLKfq.

viii

 PNUD. Disponible en: http://bit.ly/1m46OIz.

Publicar una respuesta