Menú
TwitterRssFacebook
Categorías

Publicado por en 27/04/2015 el Artículos de alumnos | 0 comentarios

Puerto Rico necesita una Academia Diplomática

Por Rodolfo Chacón Chaluisán 

*El escrito es una propuesta de proyecto de ley requerido para un internado puertorriqueño. El mismo podrá despertar conciencia del tema. 

Un nutrido grupo de estudiantes puertorriqueños sienten pasión por los temas de política nacional e internacional y desean realizar estudios graduados en el campo de las relaciones internacionales y de la diplomacia para incursionar en el sector público, privado y en el tercer sector.

Este último está compuesto por organizaciones no gubernamentales, fundaciones u organizaciones regionales o internacionales, entre otras. Dicho interés se ha evidenciado a través de los años con la numerosa participación de estudiantes en los programas de internados públicos, tales como: el Internado Legislativo Jorge Alberto Ramos Comas; el Internado Congresional Córdova y Fernós; y el Programa de Internados de la Escuela Diplomática y de Relaciones Exteriores Dr. Arturo Morales Carrión. Sin embargo, en la actualidad Puerto Rico no cuenta con una institución educativa, pública o privada, que ofrezca títulos en Relaciones Internacionales o Diplomacia a nivel graduado.

Por esta razón proponemos la creación de la Academia Diplomática de Puerto Rico (en adelante, “la Academia”), que sería una institución pública educativa adscrita al Departamento de Estado de Puerto Rico, que tendría como objetivo la formación de diplomáticos puertorriqueños, graduándose con un grado de Maestría en Relaciones Internacionales y Diplomacia.

La creación de la Academia se daría mediante acuerdos de colaboración entre el Departamento de Estado de Puerto Rico y diversas instituciones educativas acreditadas del País. Se plantearía un modelo educativo compartido. Esto quiere decir que los estudiantes no solo recibirán clases en la sede de la Academia sino que también en otras instituciones educativas.

Por ejemplo, si el currículo de materias para la obtención del grado de Maestría en Relaciones Internacionales y Diplomacia requiriera los cursos de “Historia de Puerto Rico I” y “Derecho Internacional”, los estudiantes podrían recibirlas el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe o en alguna de las facultades de Derecho acreditadas de Puerto Rico, respectivamente.

El propósito de los acuerdos de colaboración estriba en que los estudiantes de la Academia se eduquen al más alto nivel recibiendo clases de docentes experimentados y junto a otros estudiantes que se están especializando en diferentes materias.

Cabe señalar que todas las universidades e instituciones educativas acreditadas del País podrán presentar sus propuestas para ser parte del proyecto. Creemos que la Academia también podría recibir a profesores internacionales y  ex diplomáticos para que dicten seminarios y cursos.

Proponemos que la sede de la Academia Diplomática de Puerto Rico sea en el histórico Cuartel de Ballajá, en el Viejo San Juan. Allí se habilitarían espacios para salones de clases, una biblioteca, un centro de investigación, una sala de conferencias y una recepción. Dichas facilidades podrían ser utilizadas por el público en general.

La Academia Diplomática contaría con autonomía académica y administrativa. Se regiría por un reglamento y un Consejo Superior presidido por cinco (5) funcionarios designados por el Secretario de Estado de Puerto Rico. El Consejo Superior, mediante el mencionado reglamento, deberá establecer una metodología que incluirá los criterios de selección de los candidatos. También será responsable de establecer un currículo o plan de estudios para la obtención del grado de Maestría en Relaciones Internacionales y Diplomacia.

El Consejo Superior de la Academia deberá llevar a cabo un proceso de investigación sobre los diferentes currículos que se han construido para obtener el grado de Maestría en Relaciones Internacionales o Diplomacia, para luego crear un currículo para la Academia que contenga los elementos que se crean pertinentes.

La Academia sería acreditada y regulada por el Consejo de Educación de Puerto Rico. Al concluir satisfactoriamente los dos años de estudios, los aspirantes al servicio diplomático presentarán una tesis investigativa conducente a la obtención del postgrado de “Maestría en Relaciones Internacionales y Diplomacia”, reconocido por el mencionado Consejo de Educación de Puerto Rico.

Creemos que la creación de Academia Diplomática de Puerto Rico redundaría en nuestro desarrollo político, social y económico.

Puerto Rico contaría con un mayor número de expertos en el campo de las relaciones internacionales y la diplomacia, que trabajarían en el sector público, privado y en el tercer sector. Puerto Rico tendría su propio Cuerpo Diplomático que representaría nuestros intereses en otros países, mercados y en organismos regionales e internacionales a los que hoy no pertenecemos.

La creación de la Academia podría reducir la fuga de talento, o sea, la cifra de estudiantes que abandonan la Isla para realizar estudios graduados en Relaciones Internacionales o Diplomacia en universidades extranjeras. Estaríamos dando un paso más en el plan de internacionalización trazado por el Secretario de Estado del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, Honorable David E. Bernier Rivera.

Publicado en Periódico La Bicicleta el 13 de abril de 2015.

Publicar una respuesta